Amada Iglesia,
Años atrás escuché al pastor Bill Hybels citar estas palabras de William Shakespeare: "El cobarde muere muchas muertes antes de morir, el valiente muere solo una vez.”  Valdría la pena leer esas palabras una vez más. Estas destacan con brío la naturaleza del verdadero valor, como el del General Fred Frank, de quien se escribiera el libro - HACIA LA TORMENTA: UN ESTUDIO ACERCA DEL COMANDO.  Hybels nos compartió que dicho volumen aborda la visión de liderazgo del General Frank, visión que fue ampliamente validada durante el conflicto Tormenta en el Desierto. Con cierta autoridad para hablar de ello, Fred Frank dice – “Estar en guerra es cosa seria, porque en la guerra, lidiamos con la realidad última: la vida o la muerte. Las memorias del tiempo de guerra quedan congeladas en el tiempo por todo lo que te quede de vida, y para algunos sencillamente no habrá más tiempo.”

Imagínese cuánto más seria tiene que ser una guerra en la que lo que está en la balanza son la vida y la muerte eternas. No es casualidad que en Efesios 6:10-11 el apóstol Pablo use la metáfora de la guerra para referirse a la vida y a la misión de la Iglesia. Fue entrado ya en algunos años de ministerio que finalmente comprendí que, distinto a la opinión más generalizada, todo lo que la iglesia hace es guerra espiritual. ¡Todo! Eso debería ponernos a pensar seriamente. Súmele a eso que esta guerra no se trata meramente de un diablo mal perdedor que sigue atacando aún en retirada. Eso implicaría si acaso, algún ataque potencial de cierta escala, y principalmente contra nosotros. Temo que es mucho más serio que eso. Es verdad, satán fue derrotado por Cristo; y es verdad, ministramos desde la victoria no para la victoria. Sin embargo, también es cierto que satán puede causar aún mucho daño significativo, específicamente si consigue lo que advierte Jesús en la metáfora de Mateo 13:4 - que las aves se coman las semillas del sembrador. Si las personas no escuchan bien y por ende tampoco entienden bien El Evangelio, entonces para todos los efectos prácticos, es como si la noticia registrada en este no hubiera tomado lugar en la Historia. Quiere decir que el daño es mucho más serio que el de un ataque en retirada, pues atenta contra el efecto concreto de la victoria obtenida sobre satán para librar a los oprimidos por este. Por eso, ¡El Evangelio tiene que ser proclamado!

De ahí que nuestra parte en esta guerra sea primordialmente de naturaleza ofensiva más que defensiva. Piénsalo, tú y yo podemos quitar la gruesa venda satánica que cubre los ojos de quienes viven aún sin Dios y sin esperanza. Y lo hacemos al crearle acceso a estos a una clara presentación y defensa del glorioso Evangelio, saturado todo ello con oración. Dios está trabajando 24/7 para que todas sus ovejas a lo largo y a lo ancho del planeta tengan significativas oportunidades para escuchar bien su voz, y esto por medio de la Iglesia. Es reconfortante recordar, que los demonios que sentían pavor de Jesús, son los mismos que siguen sintiéndolo a la sola mención de su poderoso nombre, de labios de su valerosa Iglesia en misión.

Sin embargo, esta misión es demasiado grande, por lo que necesitamos toda la ayuda disponible. La Alianza no puede darse el lujo de perder siquiera a uno de ustedes. Luchamos contra un formidable enemigo, que nadie se equivoque; justo por eso fortalezcámonos en el Señor y en su gran poder, (6:10). No inventemos la rueda, el poder de Dios es el Evangelio. Toda la armadura de Dios no consiste de otra cosa que de su Evangelio y de sus poderosas implicaciones: Fe, Palabra de Dios, Justicia, Verdad, Salvación. Todo ello saturado de oración. Hagamos esto juntos, no le demos al enemigo ni una sola oportunidad, hagamos esta pelea tan desigual como podamos, y terminémosla a la brevedad posible.

A raíz de lo anterior, quiero invitarles a ponderar en oración lo que Dios ha puesto en mi corazón para este momento en la vida de nuestra Denominación. Apenas puedo esperar a que llegue el sábado 3 de diciembre para compartirles más al respecto.
Nuestra Visión:

Una Iglesia centrada en el evangelio, llena del amor y el poder del Espíritu, para la gloria de Dios y gozo de PR y el Mundo.

Nuestra Misión:

Servir a iglesias y obreros(as) para juntos conocer a Cristo, y anunciarlo a todos(as) como Salvador, Santificador, Sanador y Rey que viene.

Nuestra Estrategia:

Que personas en todo nivel de edad (1) Escuchen, (2) Entiendan y (3) Encarnen el Evangelio, aquí, allá y en todo lugar.

Nuestra valores o cultura  C.O.M.P.R.U.E.B.A. lo que afirmamos creer:

Carácter cristiano:

El amor y la verdad caracterizan a quienes conocen a Dios. (Juan 15:17-27; 2 Juan 1:3; 1 Juan 2; Gálatas 5)

Oración:

Jesús edifica la iglesia, nosotros solo seguimos órdenes. (Mateo 16:18; Lucas 17:10; Filipenses 4:6-7)

Misión:

La gente perdida le importa a Dios, él quiere encontrarlos; crucemos al otro lado. (Mateo 28:18-20; Marcos 4:35; Juan 3:16; Hechos 20:24)

Poder:

La iglesia es un milagro, nada se lograría sin el Espíritu de Dios. (Romanos 8; 1 Corintios 2:4-5; Hechos 1:1-8)

Riesgos de FE:

Dios se merece toda nuestra confianza. (Romanos 1:17; 2 Corintios 5:7; Salmo 25; Hebreos 11)

Unidad:

Juntos es mejor, y llegamos más lejos. (Salmo 133; Juan 17; 1 Corintios 12:12-27)

Excelencia:

Cultivar la excelencia honra a Dios. (Malaquias; 2 Timoteo 2:15; Mateo 25:21)

Biblia:

El Evangelio tiene que ver con todo. (1 Pedro 1:25; Josue 1:8; Gálatas; Filipenses 1:27)

Administradores:

Todo le pertenece a Dios, solo somos administradores. (Salmo 24; 1 Crónicas 29:14; Mateo 23:23).


Oremos unos por otros y centrémonos en La Misión. 

 
Los amo porque los amo,
 
Pastor Javier Gómez