Este es un momento crítico para nuestras iglesias en Siria por una amenaza real de que ISIS pueda tomar Damasco, la capital de la nación Siria, para desestabilizar un país fragmentado. La caída de Damasco puede desencadenar una serie de eventos que empeoren la crisis de refugiados en las naciones fronterizas. La semana pasada un edificio de la iglesia Alianza en Damasco fue impactado por un cohete, encendiendo un tanque de combustible y causando grandes daños. Aunque no hubo heridos esta vez, se han reportado muertes de miembros de la Alianza en otras localidades.

Por favor oremos

•   Por la seguridad de la familia Alianza en Siria y por sabiduría para ministrar a las comunidades durante estos tiempos difíciles. 
•   Por la seguridad de muchos pastores de la Alianza que regresarán a sus hogares de una Conferencia. ISIS está tratando de aislar Damasco para tomar el control de las avenidas de acceso a la ciudad. Estos pastores posiblemente transitarán por estas rutas controladas por ISIS.
•   Muchas familias —particularmente en las minorías religiosas —quienes eran blanco de ISIS fueron obligados a salir del país repentinamente. Como se ha reportado en los medios, la situación de estas familias que huyen es una condena de muerte. 
•   Por la seguridad de los obreros de la Alianza y las iglesias en los países vecinos quienes enfrentan la amenaza del avance de ISIS mientras ellos comparten el amor de Jesús con los refugiados y otras personas desesperadas y en necesidad.

“En este punto,” afirma Jerry Kragt, Director Regional de la Alianza para Europa y el Medio Oriente “creyentes y pastores—y particularmente los pastores—están animados por lo que Dios está haciendo en medio de los horrores de la guerra. Debemos recordarles y apoyarles, especialmente en oración y estar listos para responder ante la continua salida de refugiados. ¡La iglesia tiene una gran oportunidad de brillar claramente en esta oscura situación!"

Continuaremos publicando información en el sitio web de La Alianza.